Red de información TI para profesionales ITMedia NetWork

martes, 17 de mayo de 2022
Actualizado a las 6:49


Búsqueda avanzada

Publicidad

Publicidad

Linux para principiantes

24 Abril 2007

La configuración de este sistema operativo puede resultar compleja incluso para el administrador de TI más experto.

Linux para principiantes

Linux para principiantes

Linux se está convirtiendo en un producto esencial en muchos sectores y compañías. Tanto es así que no estaría de más que los directivos y responsables de TI, tan acostumbrados a sistemas Windows, empezaran a aprender un poco de Linux. Al fin y al cabo, hay que reconocer que incluso la propia Microsoft, con su reciente acuerdo con Novell, ha empezado a tender puentes y relaciones con el mundo de Linux.

Sin embargo, lo que hay que tener en cuenta es que Linux puede resultar confuso tanto para principiantes como para algunos de los que ya tienen experiencia en otras plataformas. Si su empresa tiene previsto incorporar Linux a su infraestructura informática, o bien simplemente desea evaluar en qué consiste este sistema operativo será mejor que conozca, al menos, sus principales características. En esta entrega de Labs, eWEEK ofrece algunos consejos para poder adentrarse en lo que, para muchos, es un nuevo ámbito TI con una potencialidad que hay que contemplar. Algunos de los mayores beneficios de Linux y al mismo tiempo, algunos de sus aspectos más confusos radican en el hecho de que no hay un solo Linux, sino que existen distintas versiones basadas en el kernel de este sistema operativo. Por otra parte, hay diferentes versiones y ediciones adaptadas del kernel. Y no todos los kernel de Linux se compilan de la misma manera: algunos son básicos, mientras otros se ofrecen con todo menos el 'kitchen sink'.

Lo bueno de esto es que es usted mismo el que puede configurar Linux en función de sus necesidades, facilitando la resolución de cualquier problema que surja. En Windows, por ejemplo y sin ir más lejos, los inconvenientes, una vez detectados, requieren la intervención de Microsoft.

El contrapunto a toda esta complejidad es obvio: ¿Cuál es la versión que tengo? ¿Necesito compilar el kernel?

Asimismo, Linux puede crear algunos problemas de compatibilidad con ciertos tipos de software.

Los cambios o actualizaciones de kernel son la causa principal de incompatibilidad de software. Y esto no es un problema que sólo se limita a Linux. Hemos visto casos similares con Mac OS X y, ahora, en Windows Vista. Pero existen tantas distribuciones y versiones de Linux que, por necesidad, han de existir múltiples versiones de aplicaciones, particularmente, aplicaciones vinculadas al kernel.

El kernel de Linux incluye, por defecto, la mayoría de los 'drivers' más utilizados. Estos controladores se compilan con el kernel, lo que implica que se acoplan perfectamente. Sin embargo, no se puede decir lo mismo con respecto a las aplicaciones propietarias. La versión Linux de VMware, por ejemplo, incluye una herramienta de configuración que compila los 'drivers' para la versión del kernel Linux que tiene instalado. Lo mismo ocurre con los 'drivers' propietarios de Nvidia. Más que nada, lo malo de esto es que resulta un proceso molesto, que requiere la instalación de archivos de compilador y kernel.

El hecho de que Linux se ofrezca en varias versiones hace que sea más complicado que Windows o Mac OS X. Pero esta misma variedad significa también que distintos grupos pueden optar por diferentes tintas con el propósito de lograr el mismo objetivo. Como consecuencia, las diferencias entre las distribuciones Linux pueden presentar problemas de compatibilidad de software. Los desarrolladores de software difícilmente pueden introducir una versión de aplicación para cada tipo de Linux, porque cada distribución o versión del SO consta de una serie de aplicaciones y éstas pueden ser distintas para cada versión. Como solución, cada proveedor de Linux incluye un conjunto de software con cada distribución. Por esta razón, las distribuciones Linux, por defecto, incluyen mucho más software que Windows o Mac OS X. Para las aplicaciones que no vienen incluidas con la distribución, existen desarrollos externos en función de la versión además de la opción de un desarrollo propio.

Preparando el banco de pruebas

La manera más fácil de probar una distribución Linux es hacerlo a través de un producto de virtualización, como Player, Workstation o Server de VMware; Virtual PC o Server de Microsoft; o Parallel Workstation de Parallel. Todas estas opciones son compatibles con Windows y son gratuitas. Parallel Workstation también es compatible con Mac OS X.

Player de VMware es la solución más simple. Como hemos mencionado es gratuita, existen muchas distribuciones Linux para su formato y es compatible con Linux y Windows. Esto significa que, si lo desea, puede ejecutar Linux como un cliente en Windows como host o bien ejecutar Windows como un cliente en un host Linux. Player de VMware puede encontrarse y descargarse en www.vmware.com/products/player.

Además de Player, sugerimos software que facilite la conexión entre terminales, así como la copia de ficheros desde la máquina virtual Linux, a través de OpenSSH (Open Secure Shell). Para Windows, sugerimos Putty (www.chiark.greenend.org.uk/~sgtatham/putty) como el cliente SSH y WinSCP (http://winscp.net/eng/index.php) como herramienta de acceso de ficheros. Ambas aplicaciones son open source.

Aunque se puede acceder a la distribución Linux por la interfaz de Player o de otro cliente de virtualización, resulta más fácil cortar y pegar los comandos básicos desde el navegador Web de su sistema host a su máquina virtual, especialmente si dispone de una conexión remota SSH. Además, aunque todas las distribuciones Linux soportan el uso compartido de archivos en Windows a través de Samba, es mucho más fácil acceder a los archivos en una MV (máquina virtual) Linux vía SCP (Secure Copy) o SFTP (SSH FTP).

Seleccione una distribución

Ahora toca poner a prueba la distribución seleccionada. Si en algún momento desea evaluar otra distribución o realizar un cambio, su banco de pruebas virtualizado facilitará el cambio. Al considerar qué distribución analizar, debe preguntarse si está interesado en una gama de distribución concreta o si está interesado en una funcionalidad específica.

Aunque existen muchas distribuciones Linux, la mayoría son innovaciones procedentes de versiones anteriores comunes y las principales ofrecen su propia forma de organizar los paquetes y procesos administrativos.

Por otra parte, si tiene acceso directo a un especialista de Linux que le pueda responder o explicar cualquier concepto, aconsejamos que empiece con la misma distribución que utiliza esta persona ya que esto le facilitará el proceso de aprendizaje. Las cuatro distribuciones que recomendamos, por sus difusiones e implementaciones actuales, son: Fedora Core de Red Hat; OpenSUSE de Novell; Ubuntu de Debian; y Foresight, que promociona el adiestramiento de las herramientas de distribución rPath y el sistema de gestión Conary.

Los fundamentos

Si comienza su exploración de Linux a través de una MV preconfigurada, tome nota del nombre de usuario y contraseña que se proporciona, por defecto, en la página de descarga de la máquina virtual. Descomprima el archivo, inícielo, y ya podrá empezar a trabajar. Si opta por descargar el CD/DVD de instalación de la distribución, configure una nueva MV Linux en su aplicación de virtualización, con al menos 256MB de RAM y un disco duro virtual de 10Gb.

Disponga un nuevo lector de disco CD/DVD para la máquina virtual que apunta al disco número uno de la distribución seleccionada. Si tiene que descargar las imágenes de instalación en varios CDs, sugerimos la opción de DVD. Esto elimina el tener que estar cambiando de discos constantemente, durante la instalación.

Después de iniciar el sistema desde el disco de instalación, simplemente siga los pasos que, a continuación, aparecen en la pantalla. Aunque las distintas distribuciones Linux instalan el sistema operativo de diferentes maneras, el proceso de instalación de las cuatro opciones mencionadas se realiza de forma directa.

Durante el proceso de instalación o primer arranque, tendrá que crear un usuario 'root' (raíz), también conocido como un 'super-usuario', que es igual que la figura del 'administrador' en Windows. El proceso también le solicitará crear un usuario normal o regular, y esa será la cuenta que deba utilizar durante las pruebas.

Al igual que ha estado haciendo Microsoft recientemente con los usuarios de Vista y las cuentas UAC (Control de Cuenta de Usuario), la diferenciación de derechos administrativos y permisos de usuario normal es una buena práctica en materia de seguridad. Afortunadamente, las distribuciones Linux han estado ofreciendo, por defecto, los permisos mínimos durante mucho tiempo, y si alguna aplicación requiere derechos elevados, la interfaz gráfica administrativa le avisará de la necesidad de introducir la contraseña de raíz.

Ubuntu se distribuye con una aplicación llamada 'Sudo enabled throught the interface' (habilitada con Sudo en todas las interfaces). Sudo permite a los usuarios actuar como super-usuarios y proporciona una contraseña propia cuando el sistema requiere elevar los derechos. Si prefiere la metodología de 'una única contraseña' de Sudo, cualquiera de las distribuciones puede configurarse para aceptar la aplicación. Con o sin Sudo, siempre tendrá la opción de utilizar el sistema operativo como super usuario, a través del comando 'su' y la contraseña de raíz.

Después de realizar estos pasos, podrá ejecutar tareas básicas de gestión de software y contactar con algunas comunidades para cualquier tipo de ayuda.

ShareThis

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Opinión

Brian Foster, vicepresidente de Gestión de Productos de MobileIron

Códigos QR: Una furtiva amenaza a la seguridad

La proliferación de códigos QR, como ‘atajo’ cómodo y sencillo para acceder desde el móvil a informaciones, funciones o webs ha despertado el interés de los ciberdelincuentes convertidos en vía sencilla de difundir malware. Brian Foster, vicepresidente de Gestión de Productos de MobileIron, analiza el fenómeno y señala aspecto a tener en cuenta para protegerse de versiones maliciosas de los códigos QR

Soluciones

Seresco participa en el proyecto CIP - Olive para el cultivo eficiente de olivares en Egipto

Seresco participa, junto a empresas españolas y de Egipto, en el proyecto CIP - Olive de agricultura de precisión, financiado por el CDTI y el ITIDA egipcio, que contempla el desarrollo de un sistema integrado de IoT basado en la nube y que permitirá controlar los principales problemas que se presentan en los olivares, como son plagas e infecciones

techWEEK info

TechWEEK forma parte de la red de información TI para profesionales de IDG Communications.


Sitios especializados de ITMedia NetWork: IT CIO.es, IT PYMES.es, IT SEGURIDAD.es, Strategic Partner, NUEVAempresa.com.

ITMedia NetWork. © 2006 - 2022 Information Technology & Media S.A. (CIF A-84950211). Todos los derechos reservados.

Envío de artículos por email de techWEEK.es

Por favor, introduzca la siguiente información











Cerrar

Envío de artículos por email de techWEEK.es

Procesando envíos...

Envío de artículos por email de techWEEK.es

Email enviado. Cerrar

Envío de artículos por email de techWEEK.es

Error en el envio. Pulse aqui para cerrar.Cerrar