Red de información TI para profesionales ITMedia NetWork

jueves, 13 de agosto de 2020
Actualizado a las 11:33


Búsqueda avanzada

Publicidad

Publicidad

Un 'virtuoso' de la virtualización

25 Abril 2006

Virtuozzo para Linux 3.0 de SWsoft es uno de los finalistas de los premios eWeek Excellence Awards y ha sido elegido Analyst's Choice de eWeek Labs. Su principal 'bondad': que maximiza enormemente las capacidades de Linux.

Evolución y desafíos de la empresa móvil

Evolución y desafíos de la empresa móvil

Últimamente, las empresas están mostrando un gran interés por las tecnologías de virtualización de servidores x86, y por los beneficios que pueden ofrecen la consolidación y utilización de un mayor número de servidores en menos máquinas. Virtuozzo for Linux 3.0 de SWsoft representa un persuasivo camino hacia las virtudes menos-es-más de la virtualización, con unas capacidades de gestión que otros productos de su rango no pueden alcanzar.

Las soluciones de VMware y Microsoft virtualizan una máquina entera y, desde el punto de vista de la gestión de sistemas, la implementación de servidores virtuales con estos productos es similar a la gestión de máquinas físicas. Frente a ellos y en lugar de realizar una virtualización de una máquina entera x86, Virtuozzo virtualiza solamente la capa del sistema operativo. Las interacciones con invitados o VPS (servidores privados virtuales), se ejecutan bajo el kernel del sistema anfitrión, muy parecido a la herramienta Containers en Solaris 10 de Sun Microsystems.

Como resultado, el sistema anfitrión en Virtuozzo tiene una relación más íntima con las instancias de los invitados que aloja, algo que abre todo tipo de oportunidades de gestión, como la designación de controles de recursos granulares. De hecho, la capacidad de gestión de Virtuozzo impresiona y ha sido la razón que le ha llevado a ser designado como Analyst's Choice de eWeek Labs.

La mayor desventaja de la metodología de Virtuozzo es que las aplicaciones que se pretenden virtualizar han de ser ejecutadas en Linux, del mismo modo que las aplicaciones alojadas en Containers requieren Solaris. Sin embargo, el hecho de que Linux sea capaz de acoger un abanico de aplicaciones más amplio que Solaris, hace de Virtuozzo una solución mucho más útil que cualquiera de las de virtualización en Solaris.

Las compañías interesadas en consolidar sus servidores Linux en menos máquinas físicas, deberán evaluar este producto. SWsoft también ofrece una versión de Virtuozzo para Windows, que eWeek Labs analizará en cuando se introduzca la nueva versión en el mercado.

Coste-efectivo

Las versiones x86 y x86-64 de Virtuozzo para Linux 3.0 se ofrecen por 1.000 dólares por unidad física de CPU. La versión Itanium de Virtuozzo para Linux cuesta 1.500 por CPU. Los procesadores de doble núcleo no cuentan como CPU múltiples. La consola de gestión del producto tiene un coste de 1.000 dólares por puesto, y su interfaz Web de gestión está disponible por 350 dólares por servidor.

Virtuozzo es fácil de instalar y configurar, aunque la creación de plantillas para las aplicaciones y los sistemas operativos como invitados requiere algo de formación y práctica.

Aunque es posible instalar aplicaciones en un VPS de la misma manera que en un servidor físico, si se quieren aprovechar al máximo las capacidades de Virtuoso, es necesario crear plantillas para los VPS y las aplicaciones que se desea desplegar.

Esta tarea de configuración, que se realiza con las herramientas incorporadas de creación de plantillas, incrementa el coste del despliegue inicial ya que amplía el tiempo requerido para poner en marcha la solución. Sin embargo, este coste inicial se ve fácilmente contrarrestado gracias a los ahorros que se obtienen más tarde en el mantenimiento del producto.

SWsoft acaba de lanzar un proyecto de código abierto llamado OpenVZ, donde la compañía ha puesto el código de Virtuozzo bajo la licencia GNU GPL. Open VZ carece de las herramientas de Virtuozzo pero ofrece un punto de partida gratis para aquellas empresas que desean probarlo. (Más información en openvz.org.)

Según SWsoft, los requerimientos mínimos de hardware para Virtuozzo son un servidor Pentium III con 1GB de memoria RAM y por lo menos 4GB de espacio en disco. Virtuozzo para Linux soporta las arquitecturas x86, ia64, AMD64 y EM64T. Probamos Virtuozzo en una máquina con un único procesador Pentium iV de 2,53GHz y 1GB de RAM.

Al igual que el Containers de Solaris, los VPS de Virtuozzo funcionan con capacidades de procesador, memoria y espacios de discos reducidos ya que no operan bajo su propio kernel. Además, las bibliotecas y los binarios de invitados similares se pueden compartir, lo cual posibilita crear más VPS en un sistema, al contrario de lo que sucede en una virtualización completa de la máquina.

Para el sistema anfitrión, Virtuozzo soporta Red Hat Linux 9, las versiones 1 a 4 de Fedora Core, versiones 3 y 4 de RHEL, CentOS 3.4 y 4, y SUSE Linux Enterprise Server 9.

La implantación de Virtuozzo requiere la instalación del kernel en el sistema Linux - la versión que probamos estaba basada en el kernel de Linux 2.6.8, la misma versión que utiliza Red Hat Enterprise Linux 4.

Las aplicaciones que requieren módulos concretos del kernel distintos a los que se envían por defecto con el de Linux podrían encontrar problemas con Virtuozzo, aunque la mayoría de aplicaciones Linux debería funcionar bien en Virtuozzo.

Desde el lado de los invitados, Virtuozzo soporta Red Hat Linux 7.1, 7.3 y 9; RHEL 3 y 4; las versiones 1 a 4 de Fedora Core; CentOS 3.4 y 4; SUSE 8.2 a 9.3; SLES 9; y Debian 3.0 y 3.1.

El programa de instalación que utilizamos para las pruebas incluía plantillas para Fedora Core 4, RHEL 4, SLES 9 y otros cuantos sistemas operativos, así como plantillas para las aplicaciones comunes en Linux, como MySQL y PHP.

Gestión robusta

Apreciamos mucho la flexibilidad que Virtuozzo aporta para gestionar los VPS. Pudimos crear, monitorizar, actualizar y gestionar los invitados desde una consola gráfica robusta, que se puede ejecutar además desde puestos de trabajo Windows o Linux, desde un portal Web, o desde la línea de comando del anfitrión Linux.

Impresiona la amplitud de tareas de gestión que Virtuozzo ofrece a través de distintas herramientas.

Además de conectar directamente a una de las instancias de invitados vía SSH, que es la manera habitual de conexión en los productos VMware y Windows Virtual Server que probamos recientemente, la consola de gestión de Virtuozzo permite iniciar, parar y configurar los niveles de ejecución de los servicios instalados. También permite ver y modificar los sistemas de archivos de los VPS creados.

La consola permite manipular varias configuraciones de las opciones de red en los VPS, como las políticas del cortafuegos, las interfaces de red y las propiedades de la carga de tráfico. También pudimos añadir, eliminar o modificar grupos y usuarios en los sistemas de invitados, así como configurar las cuotas de disco por usuario.

Virtuozzo muestra una variedad de contadores de recursos utilizados que permite el ajuste fino de los recursos del sistema anfitrión para asegurar el acceso de cada sistema invitado. Por ejemplo, la consola nos mostró 21 parámetros relacionados a la memoria para la configuración individual o a base de selección de configuraciones predeterminadas, como un VPS con 256MB de RAM.

También logramos incrementar la configuración de recursos asignados de un VPS concreto de forma integra, como el incremento de los recursos de CPU, memoria y almacenamiento por un factor de 1,5.

Las herramientas de gestión del producto también incluyen consolas para la administración de servidores FTP, correos y HTTP. Virtuozzo también ofrece buenas herramientas de monitorización. El producto permite seleccionar las características que requieren ser monitorizadas y las muestra en la consola. La monitorización también indica el nivel de tráfico en la red.

Asimismo, pudimos unir dos o más anfitriones en un cluster permitiendo la migración de VPS desde un anfitrión a otro, sin necesidad de interrumpir el servicio.

ShareThis

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Opinión

Francisco José Fernández Romero, socio-director de Cremades Calvo Sotelo Sevilla

Riesgos a los que se exponen las empresas TIC sin una política de cumplimiento

El compliance tecnológico es una herramienta jurídica clave para evitar no solo sanciones, sino pérdidas financieras y de reputación y daños económicos a terceros, defiende en esta tribuna Francisco José Fernández Romero, socio-director de Cremades & Calvo Sotelo Sevilla

Soluciones

Seresco participa en el proyecto CIP - Olive para el cultivo eficiente de olivares en Egipto

Seresco participa, junto a empresas españolas y de Egipto, en el proyecto CIP - Olive de agricultura de precisión, financiado por el CDTI y el ITIDA egipcio, que contempla el desarrollo de un sistema integrado de IoT basado en la nube y que permitirá controlar los principales problemas que se presentan en los olivares, como son plagas e infecciones

techWEEK info

TechWEEK forma parte de la red de información TI para profesionales de IDG Communications.


Sitios especializados de ITMedia NetWork: IT CIO.es, IT PYMES.es, IT SEGURIDAD.es, Strategic Partner, NUEVAempresa.com.

ITMedia NetWork. © 2006 - 2020 Information Technology & Media S.A. (CIF A-84950211). Todos los derechos reservados.

Envío de artículos por email de techWEEK.es

Por favor, introduzca la siguiente información











Cerrar

Envío de artículos por email de techWEEK.es

Procesando envíos...

Envío de artículos por email de techWEEK.es

Email enviado. Cerrar

Envío de artículos por email de techWEEK.es

Error en el envio. Pulse aqui para cerrar.Cerrar