Red de información TI para profesionales ITMedia NetWork

sábado, 25 de junio de 2022
Actualizado a las 18:57


Búsqueda avanzada

Publicidad

Publicidad

Informes

El futuro de Microsoft pasa por Oslo

26 Septiembre 2008

Página 1 de 3 de El futuro de Microsoft pasa por Oslo

La plataforma de herramientas y lenguaje de programación Oslo está preparada para dar comienzo a la nube de Microsoft y lanzar la organización en una nueva etapa tecnológica.

Cuando John Shewchuk, Robert Wahbe y Brad Lovering se reunieron para almorzar en el año 2000, quizás deberían haber pedido salmón ahumado. Esa reunión fue el inicio de Oslo, la nueva plataforma de procesos distribuidos de Microsoft, que la compañía presentará el mes que viene en su evento Professional Developers Conference.

Steven lucco, Brad Lovering, Robert Wahbe, John Shewchk y Oliver Sharp

Steven lucco, Brad Lovering, Robert Wahbe, John Shewchk y Oliver Sharp

En aquel almuerzo, los tres profesionales no se podían imaginar las repercusiones que el concepto iba a generar, pero sí sabían que era una apuesta hacia la próxima generación del marco .Net y el camino hacia los servicios Web, SOA, modelación de software y cloud computing. La reunión tuvo como objetivo el avance de Microsoft en el mundo de procesos distribuidos.

‘Avance’ quizás es quedarse un poco corto. El proyecto del trío supuso el inicio de un esfuerzo que, durante la última década, llevaría a Microsoft a ser uno de los proveedores más importantes de sistemas internos y externos o de cloud computing (nube). En aquel entonces, sólo unos pocos profesionales hablaban de ‘on-demand’ y ‘utility computing’,y Microsoft notablemente ausente de ambos escenarios.

Lovering y Shewchuk son catedráticos técnicos de Microsoft (el reconocimiento más alto de la compañía) de la división Connected Systems. Lovering lidera la implementación de modelación de software, y Shewchuk trabaja en el desarrollo de servicios basados en el núcleo tecnológico de Microsoft.

Pero en el año 2000, ambos ingenieros solían estar en desacuerdo csiendo líderes de diferentes equipos de herramientas de desarrollo. Durante el desarrollo de .Net, cada uno planteó su propia metodología para lograr los objetivos del proyecto antes de concertar una estrategia unificada. Esta falta de colaboración impulsó debates entre ambos sobre la ampliación y el futuro de .Net.

Cuando Shewchuk y Lovering embarcaron en el proyecto que iba a señalar el futuro de la compañía, ambos sabían que haría falta un profesional intrépido para liderar el proyecto.

Shewchuk dijo que de inmediato pensó en Wahbe, ahora vicepresidente corporativo de Connected Systems Division (CSD), ya que había colaborado con el catedrático anteriormente. Shewchuk organizó una reunión entre los tres ingenieros. La reunión tuvo lugar en el patio del Edificio 42 del campus de Microsoft y se prolongó a una significativa comida.

En equipo

El comienzo fue la creación de un equipo compuesto de gente de Microsoft con el posterior reclutamiento de otros expertos externos. El grupo que empezó con tres directivos ahora cuenta con cientos de personas.

Desde el principio, Wahbe propuso la incorporación de Steven Lucco y Oliver Sharp. Los tres se habían conocido en la Universidad de California, Berkeley.

En 1996, Microsoft había adquirido la empresa Colusa Software, desarrolladora de una tecnología innovadora de virtualización, que los tres fundaron en Berkeley. En 1995, Sun Microsystems acababa de introducir Java, y a Microsoft se le criticaba mucho por ser un sistema propietario, especialmente frente a la tecnología de virtualización Java que prometía un sistema de ‘una sola configuración generando múltiples instancias virtuales’.

Lucco y Sharp decidieron trabajar dos años en Microsoft y después volvieron al mundo emprendedor de ‘start-ups’. Al cabo de unos años, ambos volvieron a Microsoft y, juntos con Wahbe, comenzaron un proyecto bajo el mando de Eric Rudder, vicepresidente senior de estrategia tecnológica.

Cuando el equipo CSD comenzó en el año 2000, “intentamos ser abiertos sobre la metodología que íbamos a emplear en la creación de aplicaciones distribuidas”, dijo Wahbe. “No teníamos claro si iba a ser a base de aplicaciones o a base de servicios”.

Todos los componentes para la creación de un entorno ‘nube’ existían en aquel entonces, y el equipo CSD empezó a conceptualizar la tecnología. De hecho, en esa época, Microsoft ya estaba considerando un proyecto de servicios on-demand.
El equipo inició la evaluación de distintos proveedores de contenidos como Akamai. Wahbe señala que Microsoft no sólo consideraba la distribución de contenidos por la Web, sino que planeaba dotar sus páginas Web con más funcionalidad para mejorar la fiabilidad y reducir la latencia.

Wahbe y su equipo basaron sus planes en el fenómeno de servicios Web, y colaboraron con IBM para desarrollar una pila (stack) central de servicios Web basadas en protocolos estándar conocido como la pila WS. Basándose en esta pila de protocolos, Microsoft creó Índigo, el nombre clave de Windows Communication Foundation.

Índigo se convirtió en el tejido de comunicaciones que serviría como el marco de los servicios de Microsoft y que habilitaría un ecosistema de distribución más amplio, dijo Wahbe. Índigo también fue trascendente para Microsoft en otro sentido, dijo Lucco: la compañía pasaría a ser más abierta con su enfoque en la interoperabilidad de servicios Web.

Asimismo, con la implantación de Índigo, Microsoft empezó a desarrollar herramientas para desarrolladores para facilitar la creación de aplicaciones en un ecosistema de procesos distribuidos. Además de desarrolladores profesionales, la compañía quiso ofrecer esta posibilidad de creación de aplicaciones a terceros con poca capacidad técnica, es decir, ampliar la fuente de desarrolladores de aplicaciones. “No estaremos satisfechos hasta que un ama de casa consiga crear una aplicación”, dijo Sharp, uno de los gerentes de CSD.

ShareThis

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Opinión

Brian Foster, vicepresidente de Gestión de Productos de MobileIron

Códigos QR: Una furtiva amenaza a la seguridad

La proliferación de códigos QR, como ‘atajo’ cómodo y sencillo para acceder desde el móvil a informaciones, funciones o webs ha despertado el interés de los ciberdelincuentes convertidos en vía sencilla de difundir malware. Brian Foster, vicepresidente de Gestión de Productos de MobileIron, analiza el fenómeno y señala aspecto a tener en cuenta para protegerse de versiones maliciosas de los códigos QR

Soluciones

Seresco participa en el proyecto CIP - Olive para el cultivo eficiente de olivares en Egipto

Seresco participa, junto a empresas españolas y de Egipto, en el proyecto CIP - Olive de agricultura de precisión, financiado por el CDTI y el ITIDA egipcio, que contempla el desarrollo de un sistema integrado de IoT basado en la nube y que permitirá controlar los principales problemas que se presentan en los olivares, como son plagas e infecciones

techWEEK info

TechWEEK forma parte de la red de información TI para profesionales de IDG Communications.


Sitios especializados de ITMedia NetWork: IT CIO.es, IT PYMES.es, IT SEGURIDAD.es, Strategic Partner, NUEVAempresa.com.

ITMedia NetWork. © 2006 - 2022 Information Technology & Media S.A. (CIF A-84950211). Todos los derechos reservados.

Envío de artículos por email de techWEEK.es

Por favor, introduzca la siguiente información











Cerrar

Envío de artículos por email de techWEEK.es

Procesando envíos...

Envío de artículos por email de techWEEK.es

Email enviado. Cerrar

Envío de artículos por email de techWEEK.es

Error en el envio. Pulse aqui para cerrar.Cerrar