Red de información TI para profesionales ITMedia NetWork

lunes, 30 de enero de 2023
Actualizado a las 1:34


Búsqueda avanzada

Publicidad

Publicidad

Opinión

La tecnología de cuatro núcleos, ayudando a los centros de datos

12 Febrero 2008por Frederico Carvalho, director de Mercado Empresarial, de Intel Corporation Iberia

La tecnología de cuatro núcleos no sólo representa un importante ejercicio de innovación, sino que también es una respuesta a las necesidades crecientes que afectan al entorno moderno de las TI.

Frederico Carvalho

Frederico Carvalho

El lanzamiento de la tecnología de procesador de doble núcleo marcó el principio de una era de "múltiples núcleos" y, con ello, las posibilidades de la informática parecían infinitas. Cuando, poco después, se lanzó el procesador de cuatro núcleos, algunas personas sugirieron que aquello era inútil ya que la tecnología de dos núcleos resultaba suficiente para ocuparse de las necesidades actuales. La verdad es que, mientras que la tecnología de dos núcleos representaba un avance importante frente a los procesadores de un único núcleo, esto sólo constituye el comienzo.

Algunas aplicaciones se benefician enormemente de los niveles de rendimiento que ofrecen los procesadores con cuatro núcleos, desde los programas que se ocupan del análisis de interacciones moleculares complejas para el desarrollo de medicamentos, a los que se encargan de calcular los efectos del arbitraje en los mercados financieros.

Permítanme destacar tres áreas particulares que muestran que los procesadores de cuatro núcleos son toda una necesidad, y no un simple lujo:

Presiones para mejorar el rendimiento

La enorme necesidad de mejorar la capacidad de respuesta empresarial y la flexibilidad, así como el uso cada vez mayor de medios en una organización, están impulsando el aumento de los servicios informáticos.

La tecnología de doble núcleo representa un importante avance en la capacidad para gestionar esta gran cantidad de transacciones dentro de grandes aplicaciones de 64 bit, y también permite a las organizaciones optimizar sus equipos para utilizar los nuevos avances como, por ejemplo, las aplicaciones en varios procesos. La naturaleza de este negocio, sin embargo, hace que resulte peligroso retrasar la innovación y, por si fuera poco, la necesidad de mantener y mejorar el rendimiento continúa exigiendo una mayor capacidad de procesamiento. Mientras que la tecnología de doble núcleo supuso una enorme mejora respecto a los sistemas anteriores con procesadores de un sólo núcleo, la mayor demanda de procesamiento sólo representa una de las pocas 'constantes' en el entorno informático. La tecnología de cuatro núcleos resulta necesaria no sólo para garantizar la sostenibilidad futura, sino también para optimizar la infraestructura existente hoy en día para, de esta forma, satisfacer la demanda actual.

Necesidad de utilizar los bienes más eficientemente

La gestión de los bienes informáticos es una prioridad para los directores de informática. Para satisfacer las demandas en rendimiento mostradas anteriormente, los directores de informática han utilizado una amplia variedad de tecnologías para garantizar que cuentan con la escalabilidad suficiente como para satisfacer los picos en la demanda informática.

El resultado combinado de esta escalabilidad y las demandas en rendimiento ya vistas anteriormente han hecho que algunas de las organizaciones más grandes se hayan visto obligadas a construir centros de datos tan grandes como para poder aparcar más de 2.700 coches en ellos. Uno de los problemas de estas instalaciones tan enormes es el suministro de electricidad y refrigeración suficientes. Con el aumento permanente del precio del suelo físico, la presión para incluir más tecnologías potentes en un espacio más reducido aumenta los problemas relacionados con la electricidad y la refrigeración.

La compañía de estudios y análisis de mercado Gartner estima que, para el año 2010, los costes medios energéticos para un centro de datos - estimados en estos momentos en 5,3 millones de euros al año - se van a duplicar como mínimo a más de 11 millones de euros.

La tecnología de cuatro núcleos se puede ocupar inmediatamente de estas preocupaciones de diferentes maneras:

En primer lugar, la tecnología de múltiples núcleos ofrece la informática de mayor densidad que demandan las empresas, pero con una importante innovación: Un consumo de energía más reducido. Podemos decir que un procesador de cuatro núcleos ofrece actualmente una mejora del 80 por ciento en rendimiento respecto a un sistema parecido de doble núcleo, empleando para ello el mismo nivel de consumo energético. Esto no sólo hace que las estrategias actuales de los centros de datos sean sostenibles en el futuro, sino que, al mismo tiempo, se ocupan inmediatamente de algunos de los mayores costes que tienen que afrontar los directores de informática.

En segundo lugar, la tecnología de múltiples núcleos facilita el ahorro energético, gracias a su apoyo a las prestaciones nativas para virtualización.

La virtualización ofrece un mayor ahorro de energía a los servidores, incrementando de manera efectiva el nivel medio de uso de cada servidor individual. La virtualización resulta tan efectiva que las organizaciones están reconstruyendo todos sus centros de datos para obtener el máximo provecho de esta tecnología. Y ya no se puede considerar como una tecnología del futuro, sino como un requisito estratégico actual para todos los centros de datos. La tecnología de cuatro núcleos ofrece soporte a la virtualización en las aplicaciones, mejorando así el ahorro de energía.

El problema de las licencias de software

En el pasado, algunos departamentos de TI se mostraron reacios a incorporar procesadores de múltiples núcleos, basándose en el siempre espinoso asunto de las licencias. Hasta ahora, el modelo de licencia de software ha sido desarrollado siguiendo el modelo de una licencia por cada microprocesador (socket). Esto tenía sentido cuando un ordenador sólo utilizaba un microprocesador. Con la llegada de las tecnologías de múltiples núcleos, muchos proveedores de software decidieron que un procesador de 4 núcleos equivalía a 4 microprocesadores por separado, algo que les servía de justificación para multiplicar por cuatro el precio de las licencias.

Afortunadamente, se ha impuesto el sentido común y, a medida que madure el mercado de la tecnología de múltiples núcleos, vamos a ver que las organizaciones más importantes como, por ejemplo, Microsoft, BEA, VMWare, Red Hat, SAS y Sybase, van a adoptar el nuevo sistema de precio basado en socket. En otras palabras, el director de informática va a pagar en la mayoría de los casos el mismo precio por utilizar un software en un sistema de doble núcleo que en otro de cuatro núcleos. Casi inmediatamente, lo que parecía ser un problema se va a convertir en un importante rendimiento de las inversiones realizadas en tecnología de cuatro núcleos. Cuanto más núcleos tenga un procesador, mejor rendimiento va a recibir una organización, y al mismo coste de software. El mismo principio que convierte a un procesador de dos núcleos en un producto más atractivo que un procesador de un solo núcleo, hace que una unidad de cuatro núcleos sea cuatro veces más interesante. Asimismo, como un procesador de cuatro núcleos tiene prácticamente el mismo precio que un procesador de dos núcleos, la decisión de incorporar esta tecnología es más que rentable.

La revolución permanente en la tecnología de múltiples núcleos

Espero haber demostrado con estos ejemplos por qué la tecnología de cuatro núcleos va mucho más allá de un mero ejercicio de innovación tecnológica. La tecnología de doble núcleo representó el primer paso para ocuparse de unos de los retos más acuciantes en informática, abriendo el caminó a nuevas posibilidades. Cuando volvemos la vista a los procesadores que utilizábamos hace diez años, nos parece impensable la capacidad de procesamiento que disfrutamos en estos momentos. Nunca podríamos haber imaginado la necesidad que existe de contar con esta capacidad, ni el tipo de aplicaciones para las que necesitamos los ordenadores actuales. La tecnología de doble núcleo logró satisfacer algunas necesidades inmediatas de contar con más capacidad de procesamiento, pero también sirvió para ampliar los horizontes, permitiendo al sector absorber con rapidez esta capacidad adicional. Para continuar ofreciendo apoyo a tendencias como el incremento de medios sociales, la organización 'bajo demanda' y la necesidad de ahorrar energía, era necesario sustituir la tecnología de doble núcleo por otra de cuatro núcleos para ofrecer no sólo sus beneficios inmediatos, sino también para disfrutar de unas posibilidades de crecimiento más sostenibles.

La tecnología de múltiples núcleos va a continuar avanzando y ya hay demostraciones de tecnologías prototipo que nos van a llevar mucho más allá de los entornos actuales de cuatro núcleos. Cuando estas tecnologías se encuentren disponibles para su consumo generalizado, la situación habrá avanzado inevitablemente para que estos procesadores se ocupen de necesidades inmediatas, en vez de hacer frente a los escenarios futuros. La velocidad de la innovación tecnológica es asombrosa, como también lo es el ritmo de las personas y de las organizaciones para utilizar dicha tecnología. Cuando ponemos a la persona en ese camino, establecemos un nivel de expectación al que no se puede dar marcha atrás, por lo que la evolución permanente de la tecnología de múltiples núcleos va a ser esencial para satisfacer la necesidad cada vez mayor de capacidad de procesamiento.

ShareThis

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Análisis

ADEFAM y Conexus analizan los riesgos de la empresa familiar ante la ciberdelinciencia

La jornada sobre ciberseguridad y desinformación organizada por la Fundación de Empresarios de la Comunidad Valenciana en Madrid (Conexus) y la Asociación de la Empresas Familiar de Madrid (ADEFAM), ha reunido a expertos procedentes del mundo empresarial y de las Administraciones Públicas, poniendo de relieve la importancia que tiene para el mundo de la empresa y de los negocios trabajar en el concepto de la ‘confianza digital’ como factor de credibilidad y competitividad en el actual entorno digital

Soluciones

Seresco participa en el proyecto CIP - Olive para el cultivo eficiente de olivares en Egipto

Seresco participa, junto a empresas españolas y de Egipto, en el proyecto CIP - Olive de agricultura de precisión, financiado por el CDTI y el ITIDA egipcio, que contempla el desarrollo de un sistema integrado de IoT basado en la nube y que permitirá controlar los principales problemas que se presentan en los olivares, como son plagas e infecciones

techWEEK info

TechWEEK forma parte de la red de información TI para profesionales de IDG Communications.


Sitios especializados de ITMedia NetWork: IT CIO.es, IT PYMES.es, IT SEGURIDAD.es, Strategic Partner, NUEVAempresa.com.

ITMedia NetWork. © 2006 - 2023 Information Technology & Media S.A. (CIF A-84950211). Todos los derechos reservados.

Envío de artículos por email de techWEEK.es

Por favor, introduzca la siguiente información











Cerrar

Envío de artículos por email de techWEEK.es

Procesando envíos...

Envío de artículos por email de techWEEK.es

Email enviado. Cerrar

Envío de artículos por email de techWEEK.es

Error en el envio. Pulse aqui para cerrar.Cerrar